8 Remedios Caseros para el Resfriado

Al ser una de las enfermedades más comunes, el resfriado es también una de las dolencias que cuenta con más remedios caseros, la mayoría de ellos transmitidos de padres a hijos. Estos son los mejores remedios caseros para acabar con el resfriado:


1. Vahos de eucalipto y lavanda:
De cara a favorecer la hidratación de la mucosa nasal y una mayor humedad en nuestras vías respiratorias podemos recurrir a las inhalaciones de vapor. Para ello, cubriremos la cabeza con una toalla y respiraremos directamente de una infusión que previamente habremos preparado. El eucalipto y la lavanda, al igual que otras sustancias como el alcanfor, el gomenol o la terpina, están especialmente indicados para hacer este tipo de vahos. Es importante, por otra parte, saber que no son aconsejables para tratar a nuestros hijos, pues la excesiva inhalación podría desembocar en problemas bronquiales.

2. Suero fisiológico: Con el objetivo de eliminar las secreciones nasales y también de que mejore la fluidez y se descongestione la nariz, podemos recurrir a los lavados nasales con suero fisiológico. Aunque en ocasiones sea difícil de administrárselo, son muy útiles en niños pequeños y en bebés, pues nos ayudarán cuando estén mamando o tomando el biberón. Además, son especialmente recomendables para adultos en casos de gran congestión nasal, pues ayudarán a que respiremos mucho mejor.

3. Gárgaras: Ante la irritación excesiva o la sequedad de garganta, es muy útil recurrir a las gárgaras de agua con sal; o de agua, limón y miel. Aliviarán la molestia de forma considerable.


4. Jarabe de cebolla y laurel:
Para elaborar este jarabe trocearemos una cebolla y la herviremos en un litro de agua con unas cinco cucharadas de azúcar integral. Una vez haya espesado y se haya convertido en una especie de jarabe, añadiremos el laurel y lo mantendremos a fuego lento hasta que espese por completo. Tras colar la infusión deberemos conservarla en la nevera y tomar cada día unas 3 ó 4 cucharadas soperas.


5. Ajo y limón:
Aunque sea un poco desagradable, es recomendable tomar durante unos cuatro días un diente de ajo partido a la mitad (como si fueran dos pastillas) junto con el zumo de tres limones.


6. Zumo de limón, miel, ron y agua caliente:
 Un buen remedio para tomar antes de acostarnos es el clásico preparado de limón, agua caliente y miel, añadiendo en esta ocasión un poco de ron. Al llevar alcohol, es importante no mezclarlo con antihistamínicos; y es necesario saber que no podemos emplear este remedio con nuestros pequeños.


7. Infusión de jengibre:
Para preparar una infusión de jengibre que tenga éxito en los cuidados de nuestro catarro debemos utilizar una rodaja de jengibre, una ramita de canela, cuatro clavos y un cuarto de limón. Una vez ese preparado comience a hervir le añadiremos un poco de nuez moscada. Quizás el sabor no sea el más adecuado, pero es uno de los remedios más caseros más utilizados para enfrentarse al resfriado común.


8. Baños:
Además de las propiedades relajantes, en algunos casos los baños también tienen propiedades curativas. Para efectuar el baño de pies en mostaza tendremos que sumergirlos durante 10 ó 15 minutos en un recipiente en el que previamente habremos preparado una infusión de agua caliente y una cucharada de mostaza en polvo. Por otra parte, un baño aromático nos relajará y hará que algunos de los síntomas del resfriado remitan. Dicho baño lo elaboraremos añadiendo al agua caliente un par de gotas de tomillo, otro par de eucalipto y tres gotas de limón. Tomaremos el baño y dejaremos que al inhalar los vapores éstos actúen en nuestro cuerpo.

comments powered by Disqus