Todo sobre el Resfriado en el Embarazo

embarazo y resfriado Durante los 9 meses de gestación es muy probable que las mujeres se enfrenten a un resfriado. Por ello, hemos de tener presente siempre esta posibilidad y, al margen de intentar evitarlo, estar preparadas para combatirlo. Hay que tener en cuenta que el sistema inmunológico disminuye durante el embarazo para que el cuerpo no rechace al bebé, así que éste es más propenso a contraer enfermedades leves y, entre ellas, evidentemente, el resfriado común.

Para tratarlo, deberemos entender que no podemos tomar los mismos medicamentos que si no estuviéramos embarazadas. También hay que tener claro que es probable que el resfriado que antes duraba tres o cuatro días ahora dure entre cinco y una semana. Por otra parte, como quiera que lo único que hacen los medicamentos es calmar o ayudarnos con los síntomas, pero no curar el resfriado, es importante que no nos desesperemos por no poder consumirlos con la misma frecuencia; así como de que lo mejor que podemos hacer es aumentar los períodos de descanso en casa tomando caldos y zumos y evitando cambios bruscos de temperatura.

En este sentido, en casos de congestión nasal podemos recurrir al suero fisiológico o a la inhalación de vapor para despejar las vías respiratorias. Asimismo, es importante recordar que debemos ingerir muchos líquidos (caldos y zumos en abundancia) y que si tenemos molestias en la garganta la mejor solución son las gárgaras de agua salada o de agua con miel y limón, bebida que además será muy positiva.

En la línea de lo expuesto, de cara a reforzar el debilitado sistema inmunológico y en vistas de evitar los resfriados, tenemos que intentar llevar una dieta equilibrada a base de frutas y verduras. En muchas ocasiones, será de utilidad consultar con nuestro médico la viabilidad de tomar suplementos vitamínicos, que también pueden ayudar en la tarea de que nos sintamos más fuertes durante el embarazo. En todo caso, si vemos que aun guardando reposo y siguiendo los mencionados cuidados caseros el resfriado se agrava, debemos acudir sí o sí a nuestro médico de cabecera, pues el catarro puede derivar en neumonía; o el aumento de la fiebre puede afectar al feto.

comments powered by Disqus